Archivo de la etiqueta: Historia de Lavapiés

Fiesta de ‘Los Mayos de Madrid’ 2017

Fiesta de Los Mayos de Madrid 2017 | Lavapiés - Centro - Madrid | Cartel
Fiesta de Los Mayos de Madrid 2017 | Lavapiés – Centro – Madrid | Cartel

La  Fiesta de ‘Los Mayos de Madrid’ 2017 se celebra el domingo 7 de mayo en las proximidades de la iglesia de San Lorenzo del barrio de Lavapiés.

Desde su recuperación en 1988 la Fiesta de Los Mayos de Madrid acoge a una abigarrada multitud deseosa de disfrutar el encanto de la más colorista y alegre tradición madrileña, hoy felizmente restablecida.

Así, resucitada la ‘Fiesta de Los Mayos’ tras un sueño de siglos, la Comisión de la Fiesta de Los Mayos de Madrid, integrada por grupos y asociaciones que trabajan de forma desinteresada, sin otra meta que la de conseguir la continuidad y el mayor auge de la celebración, se pone un año más manos a la obra. Para que llegada la primavera sea la Fiesta del Barrio de San Lorenzo, de Lavapiés y de todo Madrid.

Y de nuevo se danzarán jotas y seguidillas, de nuevo habrá dulzaina y
rondalla, flores, torraos, vino y rosquillas en la Fiesta de ‘Los Mayos de Madrid’ 2017 del barrio de Lavapiés.

Mayas participantes  Fiesta de ‘Los Mayos de Madrid’ 2017

En 2017 participan en la Fiesta de ‘Los Mayos de Madrid’ las ‘Mayas’ de las siguientes asociaciones.

  • Peña Castiza ‘El Madroño’,
  • Asociación Cultural ‘Arrabel’,
  • Peña ‘La Simpatía’,
  • Agrupación ‘Los Castizos’,
  • Agrupación ‘El Orgullo de Madrid’,
  • Agrupación Recreativa ‘Argumosa’ y
  • Asociación Cultural ‘Viva Madrid’.

Además participan también las ‘Mayas’ invitadas de ‘El Pórtico’ de Colmenar Viejo.

Fiesta de ‘Los Mayos de Madrid’ 2017

Fiesta de Las Mayas 2014 | Lavapiés, Madrid | Calle del Salitre junto a la Iglesia de San Lorenzo
Fiesta de Las Mayas 2014 | Lavapiés, Madrid | Calle de Salitre junto a la Iglesia de San Lorenzo

Numerosas niñas-mayas, elegidas ya en sus agrupaciones y vecindades, se sentarán, como hace años, como hace siglos, en sus altares cuajados de flores. Mientras, en la calle, los dulces, el vino y las flores se reparten generosamente al son de jotas y
seguidillas.

Durante toda la mañana en rápida y bulliciosa sucesión, se asiste a bailes tradicionales madrileños, se recorre el barrio con la ronda, se visitan los altares y se canta y se baila en el más puro ambiente goyesco.

La Fiesta de Los Mayos de Madrid es un fiel reflejo del desenfado y la alegría del alma popular del barrio de Lavapiés. Y por eso, todos los
vecinos de Madrid pueden disfrutar de esta mañana de domingo y con su presencia engrandecer, como cada año, esta popular fiesta recuperada para todo el pueblo de Madrid.

El papel de las bulliciosas acompañantes de La Maya no es otro que el de pedir dinero a todo varón que pase por las proximidades del altar, con la conocida frase, que casi seguro se cantaba: “Echad mano a la bolsa, cara de rosa, echad mano al esquero, el caballero”. Y también: “Den para La Maya, que es bonita y galana”. Al tiempo que cepillaban al interpelado. E incluso le peinaban las más atrevidas. Y, si el interpelado no soltaba prenda, el cortejo de La Maya le cantaba con retintín: “Pase el pelado, que no lleva blanca ni cornado”.

El objetivo final de tales peticiones, y el de la misma Fiesta de Los Mayos de Madrid, era el de celebrar una alborozada merienda con lo recaudado.

Programa Fiesta de ‘Los Mayos de Madrid’ 2017

Iglesia de San Lorenzo desde la Calle de la Fe | Barrio de Lavapiés | Madrid
Iglesia de San Lorenzo desde la Calle de la Fe | Barrio de Lavapiés | Madrid

Domingo 7 de mayo de 2017

10:30 horas – Plaza de Lavapiés

  • Bailes tradicionales con ‘Arrabel’ y ‘Colmenar Canta’.
  • Baile del Rondón por todos los presentes con ‘Escuela de Dulzaina de Aluche’.

11:30 horas – Calles de la Fe, del Salitre, del Doctor Piga y de Argumosa

  • Fiesta popular con rosquillas y vinos de la Tierra de Madrid.
  • Ronda a ‘Las Mayas’ y canto de ‘Mayos’ con ‘Arrabel’, ‘Ronda de Azuqueca’ y ‘Colmenar Canta’.

14:00 horas – Calle del Salitre

  • Entrega de recuerdos y cerámicas conmemorativas.

Iglesia de San Lorenzo

  • Ofrenda floral y colaboración musical del ‘Coro de Voces Graves de Madrid’.

Significado de ‘Maya’

El apelativo ‘Maya’ se emplea, como sucede con el de ‘Mayo’, para denominar de forma indistinta los siguientes conceptos:

  • La moza o niña que posa en su altar: ‘La Maya’.
  • Cualquier moza que es rondada por los mozos, ‘Los Mayos’, durante el mes de mayo.

Los Mayos de Madrid

La ‘Fiesta de Los Mayos’ se extiende por la antigua provincia, hoy Comunidad de Madrid, como ninguna otra y es conocida a través del
amplio sector que comprende el norte, todo el oriente y algunos avances al sudoeste.

Así, en Madrid, la llegada de la primavera, además del despertar de la naturaleza, trae consigo diversas celebraciones relacionadas entre sí de forma estrecha.

Sin embargo, conviene tener presente que el término ‘Mayo’ se utiliza al respecto y de forma indistinta para nombrar los siguientes conceptos:

  • El árbol alto y esbelto que la última noche de abril es cortado y despojado de sus ramas bajas, dejándole tan solo las de la cima, la cual, entre otras cosas, es adornada con naranjas, rosquillas, flores, cintas y pañuelos. Y una vez hecho esto, ‘El Mayo’ es plantado en la plaza del pueblo, donde permanecerá como símbolo de la fiesta.
  • Las enramadas de las ventanas de las mozas, que son colgadas
    por los mozos. Así, ‘El Mayo’ en la ventana consiste en un ramaje guarnecido de flores y también, de manera ocasional, de cajas de bombones y caramelos, paquetitos de almendras confitadas amarrados por cintas de colores, pastas o dulces envueltos ‘majamente’.
  • El mozo que corta el árbol, o el que lo planta en la plaza, o el que
    coloca la enramada, o el que ronda a las mozas.
  • La canción que se dirige a las mozas en las rondas del mes de mayo, así como también a la Virgen del lugar, en la noche del 30 de abril.

La tradición de ‘Las Mayas’

'La cucaña' o 'El árbol de los Mayos' | 1816-1818 | Francisco de Goya | Alte Nationalgalerie | Berlín (Alemania)
‘La cucaña’ o ‘El árbol de los Mayos’ | 1816-1818 | Francisco de Goya | Alte Nationalgalerie | Berlín (Alemania)

Esta tradición, desconocida en la parte oriental de la provincia de Madrid, se localizaba casi en su totalidad en la occidental, teniendo recuerdo claro de la misma las localidades de Navalcarnero, Pinto, Villa del Prado y Colmenar Viejo. Incluso en esta última localidad madrileña se conserva todavía con gran pureza, se ccelebra aun cada 2 de mayo y se declaró Fiesta de Interés Turístico hace unos años .

Sin embargo, la ciudad de Madrid es el lugar donde ‘La Maya’ se celebra con más propiedad, entusiasmo y gracia.

Así, cada 3 de mayo, las vecinas de la casa, portal, patio o corrala elegían a la mocita más bella y honesta de entre las jóvenes. Y a pesar de la tradición de que ‘La Maya’ fuera jovencísima doncella, tan grande fue el influjo de esta costumbre en la capital que llegaron a asumir el simbólico papel mujeres casadas y apergaminadas viejas. Incluso hicieron de ‘mayas’ hasta damas reales, al ascender la fiesta a  a Corte.

Una vez elegida la mocita, enjoyaban con profusión su cabello, orejas y cuello. Y coronaban su cabeza con guirnaldas de flores. Además, dependiendo del lugar y la época, existen diversas descripciones de la indumentaria de ‘La Maya’. Como la de Colmenar Viejo, que a comienzos del siglo XX era vestida con saya blanca entredosada y marginada de puntillas y prendida de rosas sobre su busto,  cubriéndole los brazos y manos un lujoso mantón de Manila. Mientras que se podía contemplar a alguna de ‘Las Mayas’ de
Madrid, entre los siglos XVII y XVIII, vestida con saya de brocado
de oro y plata y, en general, echando mano de lo que se tuviese al
alcance, pues el objetivo perseguido era siempre el de engalanar a ‘La Maya’ de forma ostentosa. Como a una emperatriz.

Una vez compuesta, ‘La Maya’ se sentaba en una silla, sillón o taburete pintado de purpurina, a modo de trono, y trenzado de flores, donde posaba con la misión inexcusable de permanecer seria y sin hablar palabra, Y algunas veces de pie con los brazos abiertos haciendo la ‘Cruz de Mayo’.

El lugar donde se instalaba el ‘Trono de la Maya’ solía ser una sala baja con puerta o ventana a la calle, junto a la puerta de la casa, en esquinazos y, en ocasiones, en los atrios de las iglesias. Así, se extendía en la pared una colcha rameada y vistosa, a veces de
seda e incluso bajo doseles, y, en el suelo, una alfombra sobre la que
se colocaba una mesilla a modo de estrado, cubierta de pañuelos de
colores. Y sobre la misma se situaba la silla o trono de ‘La Maya’ y un rico guardapiés.

Otro elemento carasterístico de tan vistoso ‘altar’ era la bandeja con la que pedían ‘cuartos’ las acompañantes de ‘La Maya’. Así como una toalla y una limpiadera o escobilla con la que limpiar a los transeúntes, el búcaro o vaso de ‘agua de olor’ que sujeta en la mano ‘La Maya’ y las numerosas flores y macetas de lucidas flores y plantas.

Así, todo hace suponer que en el momento en que la Fiesta de ‘La Maya’ se identifica y confunde con la de la ‘Cruz de Mayo’, en
la que la Iglesia Católica celebra la Invención de la Santa Cruz, aparece en el centro de la colcha o telón trasero de ‘La Maya’ una cruz hecha de flores naturales y flanqueada por candelabros con velas rizadas de colores.

Incluso cuando Carlos III prohibió la ‘Fiesta de Los Mayos’, en 1769, esta siguió haciéndose incorporando en los altares, además de la Cara de Dios, el retrato del monarca y, luego y hasta su desaparición, los retratos y estampas de Fernando VII, Francisco Espoz y Mina o Juan Martín Díez ‘el Empecinado’.

¿Sabías qué Eloy Gonzalo no murió en Cascorro?

Eloy Gonzalo García | Con uniforme de soldado en la Guerra de Cuba | Hacia 1896
Eloy Gonzalo García | Con uniforme de soldado en la Guerra de Cuba | Hacia 1896

En la noche del martes 1 de diciembre de 1868, alguien dejó un pequeño bulto a la puerta de la Inclusa de Embajadores en el Barrio de Lavapiés  de Madrid. El pequeño, recién nacido, llevaba una simple manta que lo envolvía y una escueta nota: “Se llama Eloy Gonzalo García, está sin bautizar y es hijo de Luisa García”.

Aunque se creía que era natural de Madrid, hoy sabemos que había nacido ese mismo día en el pueblo de Malaguilla, Guadalajara.

Pero Eloy Gonzalo pasó pocos días en la inclusa madrileña pues fue trasladado al orfanato de Peñafiel. Allí fue adoptado por el matrimonio formado por Francisco Díaz Reyes y Braulia Miguel.

El padre era guardia civil y así el niño pasa sus primeros años entre San Bartolomé de Pinares (Ávila), Robledo de Chavela y Chapinería. A su muerte quedo de nuevo huerfano con 11 años. Pero fue acogido por una familia de Chapinería con la que estuvo hasta su ingreso en el Ejército, a los 21 años.

Carrera frustrada en el ejército

Eloy Gonzalo ejerció diversos oficios para subsistir, pero al final solo vio una salida en el ejército donde sentó plaza en 1889 en el Regimiento de Dragones de Lusitana nº. 12. En 1891, siendo cabo, pidió su traslado al Cuerpo de Carabineros y fue destinado al puesto de El Cachón de Jimena, Cádiz.

En 1893, a punto de casarse, fue arrestado por amenazar con su arma a un teniente con el que su novia le era infiel. El subsiguiente Consejo de Guerra le condenó a 25 años y 1 día de prisión militar mayor con expulsión del cuerpo, ingresando por ello en el Presidio Militar de Valladolid.

Pero en 1895, gracias a un Real Decreto que permitía alistar a presos, Eloy Gonzalo García pide el reingreso y es destinado al Regimiento de Infantería María Cristina nº. 63, con base en la localidad de Puerto Príncipe, provincia de Camagüey, en la isla de Cuba, adonde llega en noviembre de ese año.

Héroe de Cascorro

Soldados españoles en Cuba | Finales del siglo XIX
Soldados españoles en Cuba | Finales del siglo XIX

El 22 de septiembre de 1896 una partida de unos 3.000 insurrectos, al mando de Máximo Gómez y Calixto García, 2 de los líderes rebeldes cubanos, cercó el pueblecito de Cascorro, no lejos de Puerto Príncipe, a unos 60 kilómetros de La Habana. Allí se hallaba destacado el Primer Batallón del regimiento, compuesto por 170 soldados españoles, entre los que se encontraba Eloy Gonzalo García, al mando del capitán Francisco Neila y Ciria, natural de Extremadura, un experimentado militar que ya contaba en su hoja de servicios con 2 cruces al mérito en combate con distintivo rojo.

El bombardeo de los cañones de los manises insurrectos era constante y las bajas se sucedían a diario. Sin embargo, a pesar de la petición por parte del enemigo de que rindieran la plaza, el capitán Neila decide resistir a toda costa.

El 26 de septiembre la situación del destacamento español se hizo tan comprometida que la única solución era volar un bohío, casa rural típica de la zona, desde donde causaban graves daños a la guarnición. Eloy Gonzalo se presentó voluntario para prender fuego a la posición de los insurrectos cubanos. Y cuenta la leyenda que pidió ser atado con una cuerda para que su cuerpo pudiera ser recuperado, si caía herido o muerto.

Así, armado con su fusil y con una lata de petróleo, y atado con una cuerda, se deslizó hacia las posiciones insurrectas, prendiéndoles fuego y regresando indemne a su posición, que fue liberada pocos días después por una columna española al mando del general Adolfo Jiménez Castellanos.

La muerte de un soldado

El soldado Eloy Gonzalo García fue condecorado por su acción con la Cruz de Plata al Mérito Militar, pensionada con 7,50 pesetas mensuales. También la recibió el soldado Carlos Climent Garcés, natural de Algemesi (Valencia), que salvó las vidas de varios de sus compañeros heridos llevándolos a la enfermería en medio de los tiros de los mambíses. El capitán Francisco Neila y Ciria fue ascendido a comandante y condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando.

Después Eloy Gonzalo participó con su regimiento en diversas acciones militares. Hasta su muerte, el 18 de junio de 1897, en el Hospital Militar de Matanzas a consecuencia de alguna de las enfermedades que causaban una gran mortandad en las tropas españolas. Pudo ser disentería, malaría, paludismo o fiebres tropicales.

El reconocimiento del héroe

Eloy Gonzalo | Héroe de Cascorro | 1946 | Martínez Carbonero | Museo del Ejército | Toledo
Eloy Gonzalo | Héroe de Cascorro | 1946 | Martínez Carbonero | Museo del Ejército | Toledo

Sus restos fueron repatriados en el vapor San Ignacio llegando a Santander en diciembre de 1898 junto a los restos de los generales Santocildes y Vara del Rey, que también tiene su plaza en El Rastro de Madrid, casi en Lavapiés. Su cuerpo reposa en un mausoleo del Cementerio de la Almudena de Madrid junto a los de otros muertos en las guerras de Cuba y Filipinas.

El mismo año de su muerte el Ayuntamiento de Madrid decidió homenajear a este héroe dando su nombre a una calle en el barrio de Chamberí y sufragando una escultura.

La estatua de Eloy Gonzalo, ‘el héroe de Cascorro’, esculpida por el escultor segoviano Aniceto Marinas y con el pedestal del arquitecto madrileño José López Sallaberry, fue inaugurada en 1902 por Alfonso XIII en la plaza de El Rastro, desde 1913 plaza de Nicolás Salmerón. Y en 1941 pasó a llamarse plaza de Cascorro, como siempre la habían llamado los madrileños.

Gloria Fuertes tendrá una plaza en el barrio de Lavapiés de Madrid

Aprobada 'Plaza de Gloria Fuertes' | Barrio de Lavapiés | Pleno Junta Municipal del Distrito Centro del Ayuntamiento de Madrid | 16/02/2017
Aprobada ‘Plaza de Gloria Fuertes’ | Barrio de Lavapiés | Pleno Junta Municipal del Distrito Centro del Ayuntamiento de Madrid | 16/02/2017

El jueves 16 de febrero con lectura de sus poemas incluida, el Pleno de la Junta Municipal del Distrito Centro de Madrid ratificó por unanimidad de todos los grupos políticos,  la decisión del Ayuntamiento de Madrid de poner el nombre de Gloria Fuertes a una plaza del madrileño barrio de Lavapiés, donde nació hace 100 años.

Ahora se pondrá el nombre de la gran poeta lavapiesina a un solar convertido en plazuela que carecía de denominación y delimitado por las calles de Lavapiés, de Ministriles Chica y de Ministriles.

Paloma Porpetta, presidenta de la Fundación Gloria Fuertes, destacó en el acto que “con esta denominación de una plazuela sin nombre, no se molesta a ningún vecino” , al no tener números este espacio, y  expresó su satisfacción por la decisión  de la Junta Municipal del Distrito Centro, esperando que la denominación efectiva de Plaza de Gloria Fuertes se produzca antes del 28 de julio, o ese mismo día, pues es la fecha del nacimiento de la gran poeta en 1917..

El Balcón de Gloria Fuertes

Centenario Gloria Fuertes | 1917-1998 | #gloriafuertes100 | El balcón de Gloria Fuertes
Centenario Gloria Fuertes | 1917-1998 | #gloriafuertes100 | El balcón de Gloria Fuertes

Como ya anunciabamos en nuestro artículo Homenaje a Gloria Fuertes en su centenario con ‘El balcón de Gloria Fuertes’, en 2017 se celebra el primer centenario del nacimiento de Gloria Fuertes y la universal poeta del barrio de Lavapiés está recibiendo muchos homenajes con una gran programación de actividades de numerosos colectivos y entidades, coordinadas y en colaboración con la Fundación Gloria Fuertes, presidida por Paloma Porpetta.

Puedes encontrar más información sobre las actividades y eventos del Centenario de Gloria Fuertes en los siguientes enlaces:

Homenaje a Gloria Fuertes en su centenario con ‘El balcón de Gloria Fuertes’

 

Centenario Gloria Fuertes | 1917-1998 | #gloriafuertes100 |  Cartel Fundación Gloria Fuertes
Centenario Gloria Fuertes | 1917-1998 | #gloriafuertes100 | Cartel Fundación Gloria Fuertes

Gloria Fuertes, ilustre vecina del barrio de Lavapiés de Madrid y una de las poetas españolas más universales, cumple en 2017 el primer centenario de su nacimiento y por ello desde Cultura en Red y en Movimiento, en colaboración con la Fundación Gloria Fuertes, surgió ‘El balcón de Gloria Fuertes’, una iniciativa colectiva para recordar y festejar esta efemérides en varios medios digitales durante todo el año.

En principio, los medios que han confirmado su participación en ‘El balcón de Gloria Fuertes’, y están publicando 1 poema de la autora lavapiesina en sus sitios web desde el domingo 1 de enero, son los siguientes:

Centenario Gloria Fuertes | 1917-1998 | #gloriafuertes100 | El balcón de Gloria Fuertes | GF
Centenario Gloria Fuertes | 1917-1998 | #gloriafuertes100 | El balcón de Gloria Fuertes | GF

Además, El Asombrario & Co., revista online fundada en 2012 por Manuel Cuéllar que pretende ser un lugar de comunicación, información, opinión y entretenimiento, abierta al debate y la participación, también se sumó, con su particular ‘El balcón de Gloria Fuertes’, a esta iniciativa colectiva, en la que también participan algunas bibliotecas de la Red de Bibliotecas Públicas Municipales de Madrid.

Si tú también quieres colaborar subiendo poemas, ilustraciones, fotografías y demás sobre Gloria Fuertes escríbe un correo electrónico a info@pongamosquehablodemadrid.com y te dicen como hacerlo. Solo personas y colectivos sin ánimo de lucro.

También puedes seguir esta iniciativa en las redes sociales:

¡Vamos a hacer el 2017 un año glorioso para Gloria Fuertes!

Homenajes recientes a Gloria Fuertes

Placa 'en esta casa nació la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) | Calle de la Espada 3 - Lavapiés - Madrid | Lavapiés Diverso 2015
Placa ‘en esta casa nació la poeta Gloria Fuertes (1917-1998) | Calle de la Espada 3 – Lavapiés – Madrid | Lavapiés Diverso 2015

El viernes 27 de noviembre de 2015, cuando se cumplían 17 años de su muerte, Lavapiés DiversoFestival de las Culturas del Barrio de Lavapiés de Madrid patrocinado por La Casa en Lavapiéscolocó una placa en la casa donde nació Gloria Fuertes, en la calle de la Espada 3 al lado de la plaza de Tirso de Molina.

Después, el jueves 28 de julio de 2016, el navegador Google conmemoró el 99º aniversario del nacimiento de Gloria Fuertes con el ‘Gloria Fuertes’ 99th birthday’, un Google Doodle en la página de inicio de su edición española, representando a la genial poeta contando cuentos a niños y niñas de todos los colores.

También, el miércoles 19 de octubre de 2016, la Norwegian Air Shuttle homenajeó a la genial poeta con un retrato en el estabilizador vertical de uno de sus Boeing 737-800. Así, Gloria Fuertes se convirtió en la 1ª mujer de las 4 figuras históricas españolas a las que rinde homenaje la aerolínea noruega, tras dedicar antes sendos aviones a las figuras de Miguel de Cervantes, Cristóbal Colón y Juan Sebastián Elcano.

Más info Centenario Gloria Fuertes

¿Sabías qué la calle de Salitre se llamó de San Bernardo y de Baltasar Bachero?

Placa de azulejos cerámicos en memoria de Baltasar Bachero | Calle del Salitre | Lavapiés - Madrid
Placa de azulejos cerámicos en memoria de Baltasar Bachero | Calle del Salitre | Lavapiés – Madrid

La actual calle del Salitre del barrio de Lavapiés de Madrid, que comienza en la calle de Santa Isabel y termina en la calle de Valencia, se llamó primero calle de San Bernardo; luego, en 1835, recibió su actual nombre de calle del Salitre; pero en 1929 recibió el nombre de calle de Baltasar Bachero; por último, en 1967, volvió a su antigua y actual denominación de calle del Salitre.

Como podemos ver en el plano que Pedro de Texeira completó en 1656, la entonces calle de San Bernardo y hoy calle del Salitre estaba ya urbanizada casi por completo a excepción del último tramo bajando a la izquierda, donde se distingue una edificación, en el solar donde años más tarde se construyo la iglesia de San Lorenzo, y luego un terreno cercado sin edificar, cercano a la Puerta de Lavapiés o Portillo de Valencia.

La parroquia de San Lorenzo nació en 1662 como anexo para el servicio del barrio de Lavapiés de la cercana parroquia de San Sebastián de la calle de Atocha. De ella dice Pedro de Répide en su libro ‘Las calles de Madrid’ que «el 8 de septiembre de 1670 colocóse el Santísimo Sacramento en el nuevo edificio, que es el que se conserva y recibe del vulgo el pintoresco nombre de la parroquia de los Chinches.»

En esta iglesia de San Lorenzo, según Répide,  se celebraron las bodas populares más rumbosas y allí se casaron Manuel Falcó y Alvarez de Toledo, 5º duque de Fernán Nuñez entre otros títulos, y Silvia Alvárez de Toledo y Gutiérrez de la Concha, 3ª duquesa de Bivona, que residian en el palacio de Cervellón, hoy conocido como palacio de Fernán Nuñez, sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.  (Ver ’16 edificios y monumentos del barrio de Lavapiés’).

Calle del Salitre

Plano Geomérico de Madrid | Tomás López | 1785 | Detalle barrio de Lavapiés
Plano Geomérico de Madrid | Tomás López | 1785 | Detalle barrio de Lavapiés

Su nombre le viene por la Real Fábrica de Salitres de Madrid, construida entre 1778 y 1785, según el proyecto de José de la Ballina en esos terrenos del final de la calle de San Bernardo junto a la Puerta de Valencia. Le asistió Manuel de la Ballina, su hijo, autor asimismo del proyecto de la cercana Real Fábrica de Aguardientes y Naipes de Madrid (1780-1796), luego Real Fábrica de Tabacos y hoy La Tabacalera de Lavapiés. También y como Arquitecto de Rentas Reales se encargó en 1784 de la construcción de la Fábrica de Filtraciones de Lejías, que eran necesarias para la fabricación del salitre, y que se ubicaba cerca de la Puerta de los Pozos de la Nieve, hoy Glorieta de Bilbao.

Plano Topográfico de Madrid | Delineado por Pedro Lezcano y Carmona en 1812 | Publicado por Juan López | Corregido y adiccionado por Pedro Martín de López en 1835
Plano Topográfico de Madrid | Delineado por Pedro Lezcano y Carmona en 1812 | Publicado por Juan López | Corregido y adiccionado por Pedro Martín de López en 1835

La antigua calle de San Bernardo cambia su nombre al de calle del Salitre por acuerdo municipal del Ayuntamiento de Madrid del 11 de enero de 1835. Como podemos ver en el Plano Geométrico de Madrid de Tomás López de 1785, las instalaciones de la Real Fábrica de Salitres de Madrid, 2 grandes polígonos ocupados por albercas y depósitos de sal, se extendian desde el barranco de Embajadores, actual calle de Miguel Servet, hasta el Hospital General de Madrid,  hoy Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, a ambos lados de la Real Cerca de Felipe IV,  en las actuales rondas de Valencia y de Atocha, llegando hasta el paseo de Santa María de la Cabeza.

Plano de Madrid | José Pilar Morales | 1866
Plano de Madrid | José Pilar Morales | 1866

Todavía podemos ver esta fábrica en el Plano Topográfico de Madrid, delineado por el arquitecto Pedro Lezcano y Carmona en 1812, publicado por el geógrafo  Juan López y corregido y adiccionado por su heredero Pedro Martín de López en 1835. El Plano de Madrid levantado en 1866 por José Pilar Morales muestra el Barrio del Salitre, ya solo en el interior de la cerca derribada 2 años más tarde. En 1869 el Estado Español vendió el conjunto a varios particulares. La zona fue urbanizada, se abrieron nuevas calles como la de Doctor Fourquet y se crearon nuevas manzanas de viviendas. Todavía se conservan en la calle del Salitre muchos de los edificios de aquella época, aunque hoy rehabilitados.

Calle de Baltasar Bachero

Retrato de Baltasar Bachero Núñez | Calesero y vecino de Lavapiés (Madrid) | Fuente Asociación de Vecinos 'La Corrala'
Retrato de Baltasar Bachero Núñez | Calesero y vecino de Lavapiés (Madrid) | Fuente Asociación de Vecinos ‘La Corrala’

La historia del por qué del nombre de calle de Baltasar Bachero es como sigue:

El miércoles 6 de marzo de 1929, poco más allá del mediodía, se encontraba el calesero Baltasar Bachero Núñez charlando con un vecino a unos pasos de su casa de la calle del Salitre. Algo más arriba una camioneta descendía por la empinada cuesta desde la calle de Santa Isabel y se encontro con una vecina con un niño en los brazos, que cruzó sin detenerse, obligando al conductor a dar un brusco volantazo para evitar atropellarles. El vehículo descontrolado no pudo evitar dar un topetazo contra la parte trasera de un carro de cervezas, gaseosas y sifones, detenido ante una taberna y, casi seguro, sin el freno echado y sin estar atado a ningún sitio.

La mula, asustada por el impacto, se lanzó calle abajo y a la altura del cruce con la calle de la Fe, justo frente a la iglesia de San Lorenzo, había unos montones de tierra en los que jugaban unos cuantos niños. Baltasar Bachero, que no podía gritar por padecer una  traqueotomía, se lanzó a la brida de la bestia, que logró asir para ser derribado y arrollado. Sin embargo, su heroicidad y posterior atropello hicieron  que el pesado carro se desviase y se detuviese contra la pared de una casa. El heróico calesero  fue trasladado a la cercana Casa de Socorro, donde se le diagnóstico  fractura de la base del cráneo, a resultas de la que moriría 6 días después.

El cadáver de Baltasar Bachero fue trasladado a su casa de la calle del Salitre de donde partió el solemne entierro presidido por el alcalde de Madrid. Los mozos de la estación de Atocha, compañeros del finado, sacaron en hombros la caja mortuoria, depositándola en un coche de primera. Antes de cerrar el féretro, un maestro besó las manos del cadáver, representando a todos los niños de Madrid. Ese mismo año el Ayuntamiento de Madrid determinó cambiar el nombre de la calle del Salitre por el de calle de Baltasar Bachero, que mantuvo hasta 1967.

Edificios religiosos desaparecidos del barrio de Lavapiés

Detalle del claustro del primitivo Convento de la Concepción Jerónima en Lavapiés | Foto Archivo Santos Yubero
Detalle del claustro del primitivo Convento de la Concepción Jerónima en Lavapiés | Foto Archivo Santos Yubero

Lavapiés, como vamos viendo a lo largo de las páginas de La Casa en Lavapiés, es un barrio con mucha historia y todavía conserva hasta 16 edificios y monumentos singulares en sus empinadas y tortuosas calles y en sus plazas irregulares y pintorescas. Pero tuvo más. En este artículo nos ocuparemos de los edificios religiosos desaparecidos del barrio de Lavapiés.

Los 8 edificios religiosos desaparecidos hoy del barrio de Lavapiés , ordenados en orden a su fecha de construcción, son los  siguientes:

  1. Convento de la Concepción Jerónima
  2. Convento de la Merced
  3. Convento de la Santísima Trinidad
  4. Convento de Santa María Magdalena
  5. Iglesia de San Millán Abad
  6. Convento de Nuestra Señora del Favor
  7. Convento de la Pasión
  8. Convento de Santa Catalina de Siena

Edificios religiosos desaparecidos del barrio de Lavapiés

Convento de la Concepción Jerónima

Convento de monjas jerónimas fundado en 1502 por Beatriz Galindo, camarera mayor de Isabel ‘la Católica’ y conocida como ‘la Latina’, en la esquina de la calle de Toledo con la plaza de la Cebada, en el solar, casa y viña propiedad de su marido Francisco Ramírez de Madrid, conocido como ‘el Artillero’, capitán general de la Artillería de Castilla, entre otros cargos, y posiblemente el inventor del proyectil conocido como ‘granada’.

Pero pronto surgieron los problemas con los religiosos del cercano Convento de San Francisco, que alegaban que se encontraba en su área de influencia y que ‘el Artillero’, fallecido en 1501, había prometido a la orden franciscana el solar de esas casas. Aunque el testamento del marido de ‘la Latina’ no indicaba nada sobre estas reclamaciones, los franciscanos ganaron los juicios ante el Tribunal de la Rota de Roma y tomaron posesión del mismo cambiando su nombre al de Convento de la Concepción Francisca.

Las religiosas jerónimas se trasladaron entonces a unas casas cercanas, pertenecientes también al mayorazgo de la familia Ramírez, dando así nombre a la actual calle de la Concepción Jerónima. En 1890 se mudaron a la calle de Alberto Lista, hoy calle de Ortega y Gasset, con vuelta a las calles de Velázquez y de Núñez de Balboa. Por fin en 1967 se trasladan a un nuevo monasterio en El Goloso.

Convento de la Merced

Este convento de frailes mercedarios ocupaba casi en su totalidad la actual plaza de Tirso de Molina, que lleva ese nombre por uno de sus frailes más famosos: fray Gabriel Tellez, creador del ‘mito de don Juan’ y más conocido por su seudónimo de Tirso de Molina.

El convento de la Merced fue fundado por fray Gaspar de Torres en 1563 y derribado en 1840, junto con su iglesia aledaña, tras la desamortización de 1836 impulsada por Juan de Dios Álvarez Mendizábal, ministro de Hacienda y presidente interino del Consejo de Ministros durante la regencia de María Cristina de Borbón. El espacio resultante recibió el nombre de Plaza del Progreso y la presidió una estatua del economista y político progresista, que también fue ministro de Estado durante la regencia del general Baldomero Espartero.

En 1939 cambió su nombre por el actual, pues lo del progreso no se llevaba bien con los modos dictatoriales del franquismo. En 1943 se coloco la estatua del fraile mercedario, obra de Rafael Vela del Castillo.

 Convento de la Santísima Trinidad

Situado en la calle del Doctor Cortezo esquina con la calle de Atocha, donde se halla hoy el famoso Teatro Calderón, este convento de carmelitas calzados fue uno de los más grandes de Madrid.

Fue erigido en 1562 por orden de Felipe II y era un magnífico edificio renacentista que gozaba de un impresionante y artístico claustro. Cerrado como tantos otro tras la desamortización de Mendizabal, fue destinado en 1847 a Museo Nacional de Pintura y Escultura. Conocido entonces como Museo de la Trinidad, albergaba numerosas obras religiosas que pasaron a manos del Estado tras las exclaustraciones subsiguientes a las desamortizaciones del siglo XIX.

Una idea de su magnitud nos la da el hecho de que también albergó, de forma simultánea durante esos años, el Ministerio de Fomento hasta la construcción del Palacio de Fomento de Atocha. En 1897, tras la inauguración del edificio del actual Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, fue derribado y sus fondos artísticos pasaron al Museo del Prado.

Convento de Santa María Magdalena

Entre olivares y cañizares, sobre la antigua Ermita de la Magdalena y enfrente de la Iglesia de San Sebastián, el arquitecto renacentista Rodrigo Gil de Hontañon levantó en 1579 un convento de monjas agustinas conocido como Convento de las Recogidas.

La fachada principal de este convento daba a la calle de Atocha y en su parte posterior había un huerto que daba a la calle de la Magdalena. Las paredes de yeso de su iglesia fueron decoradas por Jerónimo del Corral. El edificio fue derribado también tras la desamortización de 1836 y sus monjas se trasladaron al cercano Convento de la Concepción Jerónima.

Iglesia de San Millán Abad

Iglesia de San Cayetano y San Millán | Calle de Embajadores | Lavapiés - Madrid | Foto Pepe 'el Vaquero' 2015
Iglesia de San Cayetano y San Millán | Calle de Embajadores | Lavapiés – Madrid | Foto Pepe ‘el Vaquero’ 2015

En la actual calle de San Millán esquina a la calle de Toledo y sobre una ermita anterior se erigió en el siglo XVI esta iglesia que albergó la imagen del Cristo de las Injurias que, a su vez, guardaba en su interior las cenizas de un crucifijo que según la leyenda quemaron unos judios en 1630. Era la imagen favorita del Santo Oficio para presidir los Autos de Fe de Madrid.

Reconstruida en 1720 por Teodoro de Ardemans tras quedar casi derruída por un pavoroso incendio, fue derribada en 1869 durante los años de gobierno liberal progresista siguientes a ‘La Gloriosa’ y conocidos como ‘sexenio revolucionario’. Entonces la parroquia de San Millán pasó a la cercana Iglesia de San Cayetano que desde entonces es Iglesia Parroquial de San Millán y San Cayetano.

Convento de Nuestra Señora del Favor

En unas casas de su propiedad en la calle del Oso, Diego de Vera y Ordóñez de Villaquián levantó en 1612 el Oratorio de San Marcos y Nuestra Señora del Favor.  32 años después, el padre Plácido Mirto funda una casa de frailes teatinos en ese lugar, quedando la iglesia del convento bajo la advocación de San Cayetano de Thiene, cofundador de la orden teatina.

En 1822, durante el ‘trienio liberal’, se decreta por el Gobierno el traslado de los teatinos a un convento de Zaragoza, quedando abandonado del todo el edificio, que de una manera provisional fue cedido a los frailes franciscanos de San Gil, conocidos popularmente como ‘gilitos’, mientras se reconstruía su convento destruido durante la Guerra de la Independencia. En 1836 y, de nuevo por la desamortización de Mendizábal, el antiguo convento se destina a viviendas, quedando solo la iglesia original destinada a servicios religiosos.

Como queda dicho más arriba, en 1869 se traslada a la Iglesia de San Cayetano de Thiene la parroquia de la derribada Iglesia de San Millán Abad.

Convento de la Pasión

Anexo a la también desaparecida iglesia de San Millán, este convento de frailes dominicos se fundó en 1637 en la calle de las Maldonadas, frente a la plaza de la Cebada, en el edificio del hospital de la Pasión que se había trasladado al final de la calle de Atocha.

El Convento de la Pasión fue derruído en 1809 por orden de José I Bonaparte que fue apodado por los madrileños ‘José Plazuelas’  por sus numerosos derribos en la capital de España.

Convento de Santa Catalina de Siena

Restos del dintel del Convento de Santa Catalina de Siena en el pavimento de la plaza de Nelsón Mandela de Lavapiés | Foto Arte en Madrid
Restos del dintel del Convento de Santa Catalina de Siena en el pavimento de la plaza de Nelsón Mandela de Lavapiés | Foto Arte en Madrid

Este convento de monjas dominicas se instaló  a principios del siglo XIX en unas casas nobles que el duque de Medinaceli poseía en Lavapiés, entre las calle del Mesón de Paredes y la calle del Amparo, en el solar que hoy ocupa la plaza de Nelsón Mandela, hasta hace unos años plaza de Cabestreros.

La historia del Convento de Santa Catalina es muy azarosa y nos ocuparemos de ella en un próximo artículo. Baste decir que éste era su 5º aposento desde su fundación en 1510 por doña Catalina Téllez, camarera de Isabel I de Castilla, conocida como ‘la Católica’.

La ‘huella histórica’ de este convento se mantiene en Lavapiés, pues los sillares de la puerta de granito y parte del muro se encuentran tumbados sobre el pavimento de la actual plaza.