'La Corrala' | Calle de Tribulete 12 c/v Calle de Mesón de Paredes c/v Calle del Sombrerete 13 | Lavapiés - Madrid | Principios siglo XX

¿Sabías que Lavapiés y El Rastro son las zonas de Madrid con más ‘corralas’?

Corrala-Palacio de la Calle del Oso 19 antes de su restauración en 2012 (Lavapiés - Madrid)
Corrala-Palacio de la Calle del Oso 19 antes de su restauración en 2012 (Lavapiés – Madrid)

Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), una ‘corrala’ es “en Madrid especialmente, casa de vecindad antigua constituida por viviendas de reducidas dimensiones a las que se accede por puertas situadas en galerías o corredores que dan a un gran patio interior.”

Para la Wikipedia, ‘corrala’ “es un tipo de vivienda característica del viejo Madrid, diseñada como casa de corredor con armazón general de madera, cuyos balcones dan a un patio interior. Modelo de edificación de vecindad populosa y castiza de los siglos XVII, XVIII y XIX, las corralas fueron inmortalizadas en novelas como Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós. También pueden encontrarse ejemplos en otras ciudades españolas, como Cádiz, Málaga, Sevilla, Valencia o Valladolid, diversas localidades de Castilla y La Mancha. En Sudamérica, le dan la réplica los llamados ‘conventillos’ e inquilinatos en Santiago de Chile o Valparaíso, Buenos Aires o Montevideo.”

Para los que vivimos en el madrileño Lavapiés, una corrala’ es una casa a la que estamos muy habituados, en las que vivimos nosotros o vive algún familiar, amigo o conocido. Es un tipo de vivienda muy popular de este castizo barrio, sobre todo la ‘Corrala de Mesón de Paredes’, con vuelta a las calles de Sombrerete y de Tribulete, Monumento Nacional desde 1977; la ‘Corrala de Miguel Servet’,  con vuelta a las calles del Espino y de Mesón de Paredes, construida en 1790 para vivienda de las cigarreras de la Real Fábrica de Tabacos; o la ‘Corrala de Carlos Arniches’, donde se instaló en 2010 el Museo de Artes y Tradiciones Populares de El Rastro, casi en Lavapiés; entre otras muchas.

Vista | Reloj de Sol de la Corrala de la Calle del Espino | Calle de Miguel Servet semiesquina con Calle de Mesón de Paredes | Barrio de Lavapiés - Madrid
Vista | Reloj de Sol de la Corrala de la Calle del Espino | Calle de Miguel Servet semiesquina con Calle de Mesón de Paredes | Barrio de Lavapiés – Madrid

Precisamente las zonas donde más ‘corralas’ quedan en Madrid son Lavapiés y El Rastro, barrios oficiosos, inexistentes en la actualidad, que integran el oficial barrio de Embajadores del distrito Centro. También quedan algunas ‘corralas en otros distritos y barrios madrileños como  La Latina, Arganzuela, Tetuán, Chamberí, Maravillas, Carabanchel, Latina y Vallecas.

Aunque alcanzaron su esplendor en el siglo XIX, las ‘corralas’ nacieron en el XVI, para solucionar la falta de viviendas cuando Felipe II convirtió la pequeña Villa de Madrid en Corte permanente de su gran imperio ultramarino, donde no se ponía el Sol.

En la actualidad, más de 4 siglos después y tras haber sido debidamente reformadas desde los años 80 del siglo XX, se han convertido en un atractivo para aquellos que buscan una vivienda céntrica y singular por poco dinero, en especial jóvenes y familias sin hijos.

A simple vista es casi imposible detectarlas, porque la mayoría no dan a la calle, al ser interiores, pero el Ayuntamiento de Madrid calcula que hay más de 400 corralas en la capital. Cerca de la mitad de ellas en Lavapiés, El Rastro y La Latina.

Deja un comentario sobre este artículo