Placa de azulejos de la Calle de Zurita (Lavapiés - Madrid) | Taller de cerámica de Alfonso Ruiz de Luna en Madrid

¿Sabías que la Calle de Zurita en Lavapiés es la penúltima del nomenclator de Madrid?

Retrato de Jerónimo de Zurita (1512-1580) | Dibujo de J. Maea | Grabado por M. Gamborino | 1791 | Fuente: Enciclopedia Aragonesa Tomo XVI - 710
Retrato de Jerónimo de Zurita (1512-1580) | Dibujo de J. Maea | Grabado por M. Gamborino | 1791 | Fuente: Enciclopedia Aragonesa Tomo XVI – 710

La Calle de Zurita, en el multicultural y céntrico Barrio de Lavapiés, fue hasta 1949 la última en el Nomenclator de las Calles de Madrid. Ese año se incorporó el pueblo de Barajas al distrito municipal de Hortaleza y el Paseo del Zurrón pasó a ser el último del callejero madrileño. Desde entonces la Calle de Zurita es la penúltima.

En realidad, la Calle de Zurita de Lavapiés  debería estar incluida en otra letra, ya que antiguamente se llamó Calle del Cuervo y cambió su nombre, posiblemente a principios del siglo XIX, en memoria de Jerónimo Zurita y Castro, primer cronista del Reino de Aragón en el siglo XVI y cuyos descendientes tuvieron unas casas en esta típica y céntrica calle madrileña.

Nacido en el seno de una ilustre familia aragonesa, Jerónimo Zurita (Zaragoza, 4 de diciembre de 1512 – ibídem, 3 de noviembre de 1580), era hijo  de Miguel de Zurita que fue médico personal de Fernando el Católico y Carlos I de Austria.

Tras sus estudios de retórica, latín y griego en Alcalá de Henares, donde también aprendió otras lenguas modernas, como francés, italiano, portugués y catalán, Carlos I le nombró Merino (una especie de juez medieval) de Barbastro, primero, y de Almudévar, después. Más tarde le nombró Continuo de la Casa Real, algo así como un funcionario fijo, y luego Baile o Batle de Huesca un cargo foral de la Corona de Aragón encargado de todo lo relativo a los bienes del rey. En 1537, nombró a Zurita Secretario de la Inquisición al servicio del cardenal Juan Tavera, arzobispo de Toledo y, por último, Cronista del Reino de Aragón, en 1548.

Portada del tomo primero de 'Anales de la Cotona de Aragón' de Jerónimo Zurita, impreso en Zaragoza por Lorenzo de Robles en 1610 | Fuente: Wikimedia
Portada del tomo primero de ‘Anales de la Cotona de Aragón’ de Jerónimo Zurita, impreso en Zaragoza por Lorenzo de Robles en 1610 | Fuente: Wikimedia

Ya con Felipe II de Austria,  Zurita ejerció los cargos de Secretario para el Concilio de la Inquisición y Secretario de su Consejo y Cámara. También le encargo la tarea de que, así como había hecho en el Archivo de Aragón, recogiese, coordinase y catalogase los documentos de la Corona de Castilla, trabajo que fue origen del Archivo de Simancas.

En 1571, Jerónimo Zurita renunció a sus cargos cortesanos y se retiró al convento de Santa Engracia en Zaragoza para consagrase a su magna obra histórica ‘Anales de la Corona de Aragón’, a la que dedicó más de 30 años de su vida y cuyo primer volumen fue publicado en 1562.

El último tomo de los ‘Anales de la Corona de Aragón’ de Jeronimo Zurita y Castro vio la luz en abril de 1580, sólo unos meses antes de la muerte de una de las autoridades de la lengua castellana que figuran en el catálogo publicado por la Real Academia Española y que da nombre a esta popular Calle de Zurita del Barrio de Lavapiés, casi la última del callejero madrileño.

Deja un comentario sobre este artículo