Placa de azulejos | Calle de los Abades (Rodrigo y García Abad) | Barrio de Lavapiés| Taller de cerámica de Alfonso Ruiz de Luna de Madrid

¿Sabías que la Calle de los Abades de Lavapiés debe su nombre a los hermanos Abad?

Plano del antiguo Barrio de San Cayetano del desaparecido Distrito de la Inclusa de Madrid con la Calle de los Abades destacada en rojo
Plano del antiguo Barrio de San Cayetano del desaparecido Distrito de la Inclusa de Madrid con la Calle de los Abades destacada en rojo

El origen del nombre de la Calle de los Abades, en el Barrio de Lavapiés de Madrid, viene de la antigua costumbre madrileña de pluralizar el apellido de las familias más importantes de la Villa.

Así ‘los Lujanes’ eran los miembros de la famila Luján; ‘los Luzones’ eran los componentes de la familia Luzón; ‘los Herreras’ pertenecían a la familia Herrera; ‘Los Lasos’ eran de la familia Lasso de la Vega; ‘los Barrionuevos’ formaban parte de la familia Barrionuevo; y ‘los Abades’ venían de la familia Abad.

“Esta calle, que va de la de Embajadores a la del Mesón de Paredes, toma su nombre de dos opulentos hermanos, llamados don Rodrigo y don García Abad, que en ella vivían en una casa rodeada de amenos y dilatados jardines. Los Abades, como eran generalmente llamados, fueron regidores de la villa y distribuían sus rentas en obras caritativas y piadosas”, según cuenta Pedro de Répide en su gran libro ‘Las Calles de Madrid’.

“Al morir los hermanos Abades, dejaron sus bienes repartidos entre los teatinos y los pobres, casas benéficas y otras obras pías, quedando en su memoria el nombre de esta calle, que, enclavada en el corazón de los barrios bajos, no es, sin embargo, de las más bulliciosas de ellos, y en la que existe un Círculo Republicano por cuya tribuna han desfilado los más elocuentes oradores del partido”, concluye Répide en su libro escrito en forma de artículos en diferentes diarios entre 1921 y 1925.

Durante el siglo XIX hubo una imprenta en la Calle de los Abades de cuyos trabajos se conservan 6 ejemplares en la Real Biblioteca del Palacio Real de Madrid dependiente de Patrimonio Nacional. En la actualidad se encuentra ubicada en esta calle ‘La Casa de la Portera’, un espacio escénico surgido a partir de la transformación artística de una vivienda en el que se experimentan nuevos formatos y maneras de entender la creación artística en general y el teatro en particular.

Hoy todavía podemos contemplar a Rodrigo Abad y García Abad, los hermanos Abad o ‘los Abades’, con sus bastones de regidores (alcaldes) del siglo XVII, en la placa de azulejos que se encuentra en la calle que lleva su nombre, fruto del taller de cerámica de Alfonso Ruiz de Luna en Madrid, como tantas otras de la capital.

Deja un comentario sobre este artículo