Hoja del libro 'Azote de tunos, holgazanes y vagabundos' donde vemos la denominación Plazuela de Lugones

¿Sabías que la Calle de Lavapiés tuvo el privilegio de llamarse Real?

Campillo de Manuela | Confluencia de la Calle de Lavapiés con la Calle de Jesús y María | Lavapiés - Madrid
Campillo de Manuela | Confluencia de la Calle de Lavapiés con la Calle de Jesús y María | Lavapiés – Madrid

La actual Calle de Lavapiés, una de las principales arterías vertebradoras del Barrio de Lavapiés que se extiende desde la Calle de la Magdalena hasta la Plaza de Lavapiés, tuvo el privilegio de llamarse Calle Real de Lavapiés, por concesión del rey Felipe III cuando en ella asistió a las fiestas de desagravio al Cristo de la Oliva, cuya tradición enlaza con las de la Calle de Cañizares y de la Calle del Olivar.

Así lo cuenta Pedro de Répide en su estupendo libro ‘Las Calles de Madrid’, reeditado desde 1995 por Ediciones La Librería de Madrid. Y añade el genial autor madrileño que también tuvo en su transcurso y en su historia otras denominaciones.

Así, donde la Calle de Lavapiés, que comienza angosta, presenta una breve anchura, pasada la Calle de la Cabeza, se denominó Plazuela de Ludones y, más abajo, allí donde desemboca en ella la Calle de Jesús y María, se formó el llamado Campillo de Manuela, donde tenía su figón, con despacho de los vinos de Yepes y de Alaejos, una castiza manola.

En 1985, el Ayuntamiento de Madrid, presidido por Enrique Tierno Galván, recuperó esta denominación e instaló una farola fernandina, hoy desaparecida, donde se podía leer la siguiente inscripción:

Campillo de Manuela
Ayuntamiento de Madrid
Año 1985

Deja un comentario sobre este artículo