Estatua de Eloy Gonzalo 'Héroe de Cascorro' | 1901 | Aniceto Marinas | El Rastro | Madrid

¿Sabías qué Eloy Gonzalo no murió en Cascorro?

Eloy Gonzalo García | Con uniforme de soldado en la Guerra de Cuba | Hacia 1896
Eloy Gonzalo García | Con uniforme de soldado en la Guerra de Cuba | Hacia 1896

En la noche del martes 1 de diciembre de 1868, alguien dejó un pequeño bulto a la puerta de la Inclusa de Embajadores en el Barrio de Lavapiés  de Madrid. El pequeño, recién nacido, llevaba una simple manta que lo envolvía y una escueta nota: “Se llama Eloy Gonzalo García, está sin bautizar y es hijo de Luisa García”.

Aunque se creía que era natural de Madrid, hoy sabemos que había nacido ese mismo día en el pueblo de Malaguilla, Guadalajara.

Pero Eloy Gonzalo pasó pocos días en la inclusa madrileña pues fue trasladado al orfanato de Peñafiel. Allí fue adoptado por el matrimonio formado por Francisco Díaz Reyes y Braulia Miguel.

El padre era guardia civil y así el niño pasa sus primeros años entre San Bartolomé de Pinares (Ávila), Robledo de Chavela y Chapinería. A su muerte quedo de nuevo huerfano con 11 años. Pero fue acogido por una familia de Chapinería con la que estuvo hasta su ingreso en el Ejército, a los 21 años.

Carrera frustrada en el ejército

Eloy Gonzalo ejerció diversos oficios para subsistir, pero al final solo vio una salida en el ejército donde sentó plaza en 1889 en el Regimiento de Dragones de Lusitana nº. 12. En 1891, siendo cabo, pidió su traslado al Cuerpo de Carabineros y fue destinado al puesto de El Cachón de Jimena, Cádiz.

En 1893, a punto de casarse, fue arrestado por amenazar con su arma a un teniente con el que su novia le era infiel. El subsiguiente Consejo de Guerra le condenó a 25 años y 1 día de prisión militar mayor con expulsión del cuerpo, ingresando por ello en el Presidio Militar de Valladolid.

Pero en 1895, gracias a un Real Decreto que permitía alistar a presos, Eloy Gonzalo García pide el reingreso y es destinado al Regimiento de Infantería María Cristina nº. 63, con base en la localidad de Puerto Príncipe, provincia de Camagüey, en la isla de Cuba, adonde llega en noviembre de ese año.

Héroe de Cascorro

Soldados españoles en Cuba | Finales del siglo XIX
Soldados españoles en Cuba | Finales del siglo XIX

El 22 de septiembre de 1896 una partida de unos 3.000 insurrectos, al mando de Máximo Gómez y Calixto García, 2 de los líderes rebeldes cubanos, cercó el pueblecito de Cascorro, no lejos de Puerto Príncipe, a unos 60 kilómetros de La Habana. Allí se hallaba destacado el Primer Batallón del regimiento, compuesto por 170 soldados españoles, entre los que se encontraba Eloy Gonzalo García, al mando del capitán Francisco Neila y Ciria, natural de Extremadura, un experimentado militar que ya contaba en su hoja de servicios con 2 cruces al mérito en combate con distintivo rojo.

El bombardeo de los cañones de los manises insurrectos era constante y las bajas se sucedían a diario. Sin embargo, a pesar de la petición por parte del enemigo de que rindieran la plaza, el capitán Neila decide resistir a toda costa.

El 26 de septiembre la situación del destacamento español se hizo tan comprometida que la única solución era volar un bohío, casa rural típica de la zona, desde donde causaban graves daños a la guarnición. Eloy Gonzalo se presentó voluntario para prender fuego a la posición de los insurrectos cubanos. Y cuenta la leyenda que pidió ser atado con una cuerda para que su cuerpo pudiera ser recuperado, si caía herido o muerto.

Así, armado con su fusil y con una lata de petróleo, y atado con una cuerda, se deslizó hacia las posiciones insurrectas, prendiéndoles fuego y regresando indemne a su posición, que fue liberada pocos días después por una columna española al mando del general Adolfo Jiménez Castellanos.

La muerte de un soldado

El soldado Eloy Gonzalo García fue condecorado por su acción con la Cruz de Plata al Mérito Militar, pensionada con 7,50 pesetas mensuales. También la recibió el soldado Carlos Climent Garcés, natural de Algemesi (Valencia), que salvó las vidas de varios de sus compañeros heridos llevándolos a la enfermería en medio de los tiros de los mambíses. El capitán Francisco Neila y Ciria fue ascendido a comandante y condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando.

Después Eloy Gonzalo participó con su regimiento en diversas acciones militares. Hasta su muerte, el 18 de junio de 1897, en el Hospital Militar de Matanzas a consecuencia de alguna de las enfermedades que causaban una gran mortandad en las tropas españolas. Pudo ser disentería, malaría, paludismo o fiebres tropicales.

El reconocimiento del héroe

Eloy Gonzalo | Héroe de Cascorro | 1946 | Martínez Carbonero | Museo del Ejército | Toledo
Eloy Gonzalo | Héroe de Cascorro | 1946 | Martínez Carbonero | Museo del Ejército | Toledo

Sus restos fueron repatriados en el vapor San Ignacio llegando a Santander en diciembre de 1898 junto a los restos de los generales Santocildes y Vara del Rey, que también tiene su plaza en El Rastro de Madrid, casi en Lavapiés. Su cuerpo reposa en un mausoleo del Cementerio de la Almudena de Madrid junto a los de otros muertos en las guerras de Cuba y Filipinas.

El mismo año de su muerte el Ayuntamiento de Madrid decidió homenajear a este héroe dando su nombre a una calle en el barrio de Chamberí y sufragando una escultura.

La estatua de Eloy Gonzalo, ‘el héroe de Cascorro’, esculpida por el escultor segoviano Aniceto Marinas y con el pedestal del arquitecto madrileño José López Sallaberry, fue inaugurada en 1902 por Alfonso XIII en la plaza de El Rastro, desde 1913 plaza de Nicolás Salmerón. Y en 1941 pasó a llamarse plaza de Cascorro, como siempre la habían llamado los madrileños.

Deja un comentario sobre este artículo