Calle del Olivar | Barrio de Lavapiés | Madrid

Origen del nombre de la Calle del Olivar en Lavapiés

La calle del Olivar es una sinuosa y empinada vía formada por las ríadas que bajaban desde las alturas de la calle de la Magdalena a los terrenos bajos que hoy son la plaza de Lavapiés.

Placa de azulejos cerámicos | Calle del Olivar | Lavapiés - Madrid | Taller de cerámica de Alfonso Ruíz de Luna en Madrid
Placa de azulejos cerámicos | Calle del Olivar | Lavapiés – Madrid | Taller de cerámica de Alfonso Ruíz de Luna en Madrid

Su nombre tiene que ver con un extenso olivar que se extendía hasta la venerada ermita de Nuestra Señora de Atocha y que fue desapareciendo a medida que la población de la Villa y Corte aumentaba y nuevas casas ocupaban sus arrabales y prados.

Dice Pedro de Répide en su imprescindible libro ‘Las calles de Madrid’ que una de las primeras casas que se construyeron en este olivar fue la de «D. Eugeno Rosete, sobre la cual, en 1690, dio un préstamo de 8.800 reales la Congregación de San Pedro de los Naturales, con la herencia de Calderón de la Barca».

En esta calle del Olivar existió un humilladero u oratorio en el camino, muy comunes en la España de aquellos tiempos,  con un crucifijo que coronaba el calvario o viacrucis que comenzaba en el santuario de Atocha, como podemos ver en la imagen que ilustra este artículo con la placa del ceramista madrileño Alfonso Ruíz de Luna.

Según cuenta una leyenda, común asimismo a otras muy extendidas por entonces pero siempre inciertas, unos judios robaron una noche aquel crucifijo, azotando al cristo, despedazándolo después y esparciendo los trozos por el olivar al fin.

El ‘Muy Católico Rey’ Felipe II de Austria, al enterarse de esta profanación, mandó que la Corte vistiese de luto y ordenó al cardenal Quiroga, arzobispo de Toledo y primado de España, que juntase todos los pedazos del crucificado, lo restaurase un artista y fuera llevado en procesión al convento de Atocha.

En una ermita cercana, reedificada en 1598, fue venerada aquella imagen bajo el nombre de Cristo de la Oliva. También fue llevada allí la imagen de un ángel que se encontraba en el camino de  Alcorcón.

Deja un comentario sobre este artículo