Taberna de Traganiños | Calle de los Leones | Barrio de Maravillas | Madrid | Grabado siglo XIX

Historia de Luis Candelas | 2 | El bandido más famoso de Madrid

 

Luis Candelas según un autor anónimo en un grabado del siglo XIX
Luis Candelas según un autor anónimo en un grabado del siglo XIX

La primera época de delincuencia de Luis Candelas se da entre 1823 y 1830, cuando se dedicaba a vivir a costa de las mujeres que conquistaba gracias a su buen tipo y sus buenos modales, teniéndose el mismo como un don Juan Tenorio. Su primera condena fue de 6 años de cárcel por robar 2 caballos y una mula.

La popularidad de Luis Candelas aumentaba en paralelo con la alarma de las autoridades frente a sus actos. A él y a su banda se les atribuyen muchos asaltos, aunque perpetraron 3 que fueron de los más famosos y que tuvieron lugar en el corto plazo de 15 días:

  1. El primero tuvo lugar en la casa del presbítero don Juan Bautista Tárrega en la calle de Preciados,  aunque otras fuentes dicen que fue en la calle del Sacramento.
  2. Pocos días más tarde, Luis Candelas entró en la espartería de don Cipriano Bustos en la calle de Segovia, donde robaron el dinero de varias cofradías que el dueño guardaba en calidad de administrador.
  3. El tercer asalto, y más sonado, tuvo lugar en la casa de doña Vicenta Mormín en la calle del Carmen, que era modista de la reina María Cristina de Borbón, cuarta esposa de Fernando VII, y tenía fama de ser muy rica.

Los garitos de la banda

Ángel que corona la fachada principal del Palacio de Santa Cruz en la plaza de las Provincias de Madrid | Foto Pepe 'el Vaquero'
Ángel que corona la fachada principal del Palacio de Santa Cruz en la plaza de las Provincias de Madrid | Foto Pepe ‘el Vaquero’

Los lugares donde la banda de Luis Candelas se ocultaba y buscaba refugio cuando eran perseguidos han desaparecido con el paso del tiempo, pero sabemos que el principal era la Taberna El Cuclillo, en la calle Imperial cerca de la Plaza Mayor y de la cárcel de Corte, que se encontraba en el Palacio de Santa Cruz que hoy ocupa el Ministerio de Asuntos Exteriores, donde el bandolero y los miembros de su banda pasaron largas temporadas ‘durmiendo bajo el ángel’.

También podía verse a Luis Candelas y a los integrantes de su banda en la Taberna del Tío Macaco, en la calle de Lavapiés, y en la Taberna de Traganiños, en la calle de los Leones, una de las calles desaparecidas al construirse la Gran Vía.

Por supuesto, los dueños de estas tabernas amparaban a la banda de Luis Candelas y les avisaban de la presencia de los ‘corchetes’, que era como se llamaba a los agentes de la ley. Incluso les ayudaban a escapar en caso de peligro.

La doble vida del bandolero

Placa de azulejos cerámicos | Calle de Tudescos | Maravillas - Madrid | Taller de cerámica de Alfonso Ruíz de Luna en Madrid
Placa de azulejos cerámicos | Calle de Tudescos | Maravillas – Madrid | Taller de cerámica de Alfonso Ruíz de Luna en Madrid

El atrevimiento de Luis Candelas era tan grande que incluso llevaba una doble vida. Durante años se hizo pasar por el acaudalado caballero don Luis Álvarez de los Cobos, un supuesto indiano que había hecho fortuna en el Perú, y transmutado en su rico personaje, frecuentaba el paseo del Prado y los teatros de postín, como el Teatro del Príncipe, actual Teatro Español.

En aquel entonces, vivía en la calle de Tudescos y como  el indiano don Luis entraba y salía acompañado por un sirviente por la puerta principal.  Pero, cuando volvía a ser el ladrón Luis, lo hacía por la puerta lateral de una calleja aledaña.

Concluye en Historia de Luis Candelas | y 3 | Cárceles, masones, amoríos y garrote vil

Comienza en Historia de Luis Candelas | 1 | Infancia y juventud

Textos: Concha Ordóñez Villegas

Fotografías y selección de ilustraciones: Pepe ‘el Vaquero’


Nota de LCeL: Abrimos esta nueva sección de 'Blogueros invitados' con esta 'Historia de Luis Candelas', el bandolero más famoso de Lavapiés, que nos envian 2 vecinos del barrio de toda la vida. Si tu quieres ver publicados tus trabajos no dudes en enviarlos.

Deja un comentario sobre este artículo