Placa de azulejos | Calle de la Fe | Lavapiés - Madrid | Taller de cerámica de Alfonso Ruíz de Luna en Madrid

El falso origen del nombre de la calle de la Fe en Lavapiés

Iglesia de San Lorenzo desde la Calle de la Fe | Barrio de Lavapiés | Madrid
Iglesia de San Lorenzo desde la Calle de la Fe | Barrio de Lavapiés | Madrid

El origen del nombre de la calle de la Fe, desde la plaza de Lavapiés hasta la calle del Salitre, está basado en la falsa creencia de que la judería madrileña se encontraba en el barrio de Lavapiés, cuando en la actualidad sabemos que esto es del todo falso, entre otras cosas, porque los judios fueron expulsados en 1492 por los Reyes Católicos y este barrio madrileño empezó a formarse por estas fechas, siendo antes huertas, prados y fincas de labranza fuera de las murallas. Y por supuesto, sin construcciones de entidad, como la supuesta sinagoga.

Esto no excluye que en el arrabal de Lavapiés, al igual que en otros arrabales madrileños como el de San Ginés, el de San Martín o el de Santo Domingo, existiesen grupos de campesinos judíos conversos o cristianos nuevos y que originasen a lo largo del tiempo algunas tradiciones culturales distintas a las de los cristianos viejos asentados también en esta zona entre los siglos XVII al XIX.

Dice Pedro de Répide, en su libro de referencia ‘Las calles de Madrid’, que la calle de la Fe pertenecía a los desaparecidos barrios de la Primavera y de  Argumosa, del también desaparecido distrito del Hospital y de la parroquia de San Lorenzo.

Siguendo a Répide,  porque no hay otra teoría para el nombre de esta calle de la Fe y sería interesante que alguien propusiese una más aceptable, al «verse precisados a abandonar los judíos madrileños sus hogares por la desacertada providencia de los Reyes Católicos», el anterior nombre de calle de la Sinagoga «mudóse a esta calle el nombre, dándosela el de la Fe, para recordar aquella determinación de los piadosísimos monarcas.»

Podría ser, y es solo una aventurada teoría a estudiar, que el nombre de calle de la Fe le venga a ésta de un Auto de Fe que pudo haberse llevado a cabo en estos terrenos por aquella época, en que este tipo de ‘eventos’ eran muy frecuentes, pues el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, fundado por los Reyes Católicos en 1478, era muy dado a prodigarlos para castigo de herejes, escarmiento de pecadores y ejemplo de descarriados. ¿Quién sabe?

Deja un comentario sobre este artículo